MARTÍN ZARZA: UN FUTURO DE SUBSISTENCIA

Reseña sobre el la novela Martín Zarza. Este tomo da comienzo a una serie de tres libros. En él se cuentan las primeras peripecias de Martín en Sevilla. Es el año 2010


Martín zarzaTítulo: Martín Zarza, Tomo I

Autor: Miguel García

Género: novela

Editorial: El último Dodo

Disponible en Amazon

Año 2010. El sistema se ha desmoronado. España roza el veinte por ciento de paro. Lxs jóvenes y lxs mayores de 45 años empiezan a confirmar que conseguir un empleo es casi imposible, ni siquiera estando cualificado. Algunxs pocxs encuentran algo, siempre mal pagado y pocas veces acorde a su nivel académico. Aquellxs que no tienen cualificación empiezan a copar los bancos de los parques, las aulas que muchxs habían abandonado con dieciséis años y los centros de orientación laboral. La esperanza de éxito es inversamente proporcional a la concurrencia en institutos, centros de formación profesional y de educación de adultos.

Martín Zarza, cansado de soñar con filmar un mundo en el que ya no creía, deja sus estudios cinematográficos y se muda a Sevilla, donde le espera el legado de un tío al que apenas conocía: el joven Martín de 26 años acaba de heredar un piso, una biblioteca y una colección de discos espléndidxs. El piso, los libros y los discos no sólo le dan cobijo mientras discurre sobre sí mismo en su diario sino que también le descubren todas las certezas del siglo XX: casa propia, una cultura popular tangible, espectaculirazada en algunos casos, con vocación de trascendencia. Por el contrario, su presente lo engulle con su volatilidad, inseguridad, insustancialidad, abocándolo a un futuro de subsistencia.

Sin embargo, Martín Zarza no es el único personaje de la novela, ya que Sevilla mantiene una presencia brutal a lo largo de la narración. En un primer momento, la ciudad hispalense se describe con los ojos del madrileño recién llegado, del turista que, como no podría ser de otra forma, percibe el tópico del calor y de las mujeres guapas. No ocurre lo mismo cuando la vive. Sevilla es una ciudad como otra cualquiera, con cuatro estaciones y féminas de todos los tipos y colores. Cuando se vive en ella, el futuro también es de subsistencia y las relaciones igualmente inconsistentes.

Las relaciones personales y el amor han sufrido los envites del neoliberalismo del siglo XXI. Nada es duradero, todo es susceptible de estar contaminado por la competencia. Nada es gratis, el sexo es cuantificable y las mujeres se dividen en dos grupos: las que están buenas y las que no. Las primeras son dignas de ser tenidas en cuenta, las otras, desechables.

Miguel García, escritor gaditano ganador del Premio Prometeo, maneja con astucia, con un estilo sencillo que favorece  y ameniza la lectura, el primer tomo de su primera novela para convertirlo en una herramienta solvente que acerca las consecuencias del crack del 2008  en la vida de los jóvenes a todxs aquellxs que lo hayan vivido de lejos o cuya consciencia, por desgracia, haya crecido con la presencia de la crisis en todos los rincones, aquellxs que no saben lo que han perdido, lo que un día se tuvo, y que ya no pueden imaginar lo que podrían haber sido de haber nacido algunas décadas antes, porque la herencia de Martín funciona para afirmar que es mentira que todo fuera una mentira: su tío consiguió tener una vida digna y con certidumbres.

Además de una escritura fluida, amena, entretenida y clarividente, Miguel García riega la acción con una banda sonora que va desde Neil Young, pasando por Bowie o Golpes bajos y llegando a The Stranglers, de la que podemos disfrutar gracias a que en la contracubierta vemos un código QR que nos dirige a una una lista de reproducción de Spotify.

Así pues,  la novela Martín Zarza debe considerarse un dispositivo relevante, sobre todo para reflexionar sobre cómo la juventud ha experimentado el cambio de modelo que  empezó a gestarse tras la crisis de 2008. No en vano ha llegado a ser el número uno de ventas en Amazon

Autor: Ángela Aragón

Lo que más me divierte en la vida es jugar con el lenguaje. Y esto es lo único que hago. Jugar y ver cómo lo hacen otrxs. Ya sea con textos propios o como redactora de marketing de contenidos, siempre vivo entre palabras. Como todxs. El mundo solo es una palabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s