JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ JUAN: “La cultura popular es el rizoma de nuestra existencia”

El escritor y profesor José Luis Fernández Juan, autor de Pinceladas de Harmoníaha tenido el detalle de pararse un rato para charlar con nosotros. Como el universo nos ha regalado en su obra, tiene un aspecto peculiar, una mezcolanza de las décadas anteriores y del siglo XXI, aunque con un aire de roquero que no puede ni, sospecho, quiere ocultar. Os dejo con él y con nuestra conversación.

jose luis fernandez juan

-No puedo empezar de otro modo ¿por dónde se llega a Harmonía?

Todos los caminos llevan a Harmonía. Solamente tienes que enarbolar la bandera tetracolor de la cultura, la probidad, la creatividad y el progreso. Harmonía podría ser un espacio de los que John Lennon sugiere en el primer verso de su canción In my life (There are places i’ll remember all my life ). Los lugares de Harmonía podemos recordarlos toda la vida… y también vivirlos.

-Personalmente tengo una relación entrañable con la letra H; así que no puedo contener la pregunta ¿por qué Harmonía con hache?

Decidí invitar a la H por ser mi grafía predilecta del abecedario. También yo tengo una relación entrañable con ella. Para mí la H siempre ha sido algo más que una letra. Yo la defino como “una maja hamaca gráfica, verbalmente auxiliada”.

-Las Pinceladas de Harmonía construyen la excelencia en la que están acomodadas a través del lenguaje. En una época en la que cada vez escribimos más para comunicarnos ¿cuál crees que es el estado en cuestión?

La digitalización nos ha transportado a una nueva realidad lingüística. Escribimos más pero peor. Nuestro actual ritmo de vida, marcado por la inmediatez, nos conmina a descuidar los innumerables pseudo mensajes que mandamos por móvil u ordenador. Lo más triste de todo es que lo hemos convertido en hábito y lo damos por políticamente correcto. Este es el atribulado statu quo con el que tenemos que enfrentarnos. Los continuados escritos, que en una base de actualidad, los ponemos al servicio de la imagen y el diseño, deberíamos aprovecharlos para entrenarnos, sin necesidad de ser en ningún momento peritos en la materia, en mejorar su composición. Bastaría con una brizna de voluntad, gusto y perseverancia. No hay sensación más gozosa que la lectura de un texto redactado con belleza.

-¿Y en el caso de la oralidad?

Lo uno lleva a lo otro. Escritura y oralidad funcionan como realidades yuxtapuestas. La esencia del problema estriba en el escaso afecto que se siente por el lenguaje. No valoramos suficientemente la envergadura de su trascendencia. La concreción sintáctica y el adecuado empleo del léxico resultan determinantes para expresar con precisión nuestras emociones. El ser humano se mueve por sentimientos y si no tenemos suficiente destreza lingüística, nunca podremos comunicarnos convenientemente. Transmitir la exactitud del pensamiento no es una cuestión baladí. Hay que conceder al lenguaje la jerarquía que se merece. Controlando nuestro lenguaje, controlaremos nuestra existencia.

-En Harmonía hay una tienda donde se compran figuras literarias a las que el cuentista Daristóbulo recurre cuando va a la biblioteca; una biblioteca por cierto, mejor diseñada y equipada que muchas facultades. Como profesor, ¿qué papel crees que la competencia lingüística de debe tener en el sistema educativo? ¿Crees que actualmente se aborda adecuadamente?

La tecnología, abruptamente, se ha implantado en todos los ámbitos de la vida. El sistema educativo, por tanto, se ha de adaptar al nuevo orden y apostar por una renovación metodológica acorde a los tiempos que nos ha tocado vivir. La solución pasa por la educación por competencias. Hay que aprender haciendo y experimentando. Como ya ocurre en Harmonía, se ha de apostar por el aprendizaje significativo, funcional y cooperativo. Hay que preparar a los chavales para saber enfrentarse a los retos de la vida y los profesores hemos de servirles de asesores e intermediarios para su lograr que alcancen un correcto aprendizaje cognitivo y afectivo. Los docentes intentamos aclimatarnos a este difícil contexto mudable y lo abordamos con energía e ilusión. Por supuesto, en este nuevo estilo aprendizaje, la competencia lingüística resulta absolutamente necesaria. La mayoría de nuestros alumnos habla imitando los descuidados registros que se utilizan en televisión y en las redes sociales. Nosotros intentamos compensar sus carencias sintácticas y verbales; sin embargo,observamos que se avergüenzan de hablar adecuadamente. Parece que la corrección verbal no va con ellos. Se sienten raros al no ser como la generalidad. Los profesores nos enfrentamos al reto de convencerlos de que una capacidad lingüística restringida limita el éxito en infinidad de áreas. Hemos de seducirles para que vean el dominio del idioma como algo útil y atractivo. Para que el sistema educativo funcione los chavales han de cambiar de chip; y eso depende en gran medida de nosotros. En Harmonía aprenden más rápido porque ya existe una predisposición globalizadora.

-En diferentes ocasiones a los elementos creados por las Pinceladas de Harmonía se les atribuye el género epiceno, algo que conecta con el debate sobre la necesidad o no de visibilizar a las mujeres y a aquellas personas que no se sienten incluidas en ninguno de los dos géneros en el uso de la lengua. ¿Tienes alguna posición al respecto?

Por desgracia, en la sociedad del siglo XXI, la discriminación de la mujer es una deplorable realidad (desigualdades salariales, publicidad sexista, violencia doméstica, actividades laborales restringidas…). Esto tiene que erradicarse sin demora; y se están dando avances. En este proceso reivindicativo se ha puesto en boga el no empleo del genérico masculino en determinados enunciados o vocablos que hagan referencia a ambos sexos (no digamos “ciudadanos”, digamos “ciudadanía” o “ciudadanos y ciudadanas”) (sic). En el empleo del genérico masculino algunos iluminados pretenden hacernos ver  un comportamiento verbal sexista. Ante esta sorprendente nueva moda, mi única opción es sonrojarme. Este empleo está asentado en todas las lenguas románicas y nada tiene que ver con el sexismo. Me entristece sobremanera constatar cómo determinados ayuntamientos, políticos o periodistas intentan tendenciosamente ganarse el voto femenino mancillando un idioma sensatamente consolidado a través de los siglos. No hay relación entre género y sexo.

 En todo caso, si hay que revisar las normas lingüísticas, para eso está la RAE (y por cierto, con mujeres, afortunadamente). ¡Que se encarguen los profesionales, nunca los políticos! Las palabras no se mercadean en las asambleas. La lucha por la igualdad de los derechos de las mujeres no está ahí.

-Una de las ideas más interesantes, a mi juicio, del universo de Harmonía es eso de “juntas en la elasticidad”, ese estar atento a lo que ocurre, aprender, adaptarse para finalmente crear algo que poner al servicio de la comunidad. Hay una apuesta firme por la interdisciplinaridad. ¿Esta elasticidad se favorece hoy en nuestros centros educativos?

En Harmonía se apuesta decididamente por la interdisciplinaridad. Profesores como Gascón, Anivderaleva o Lorelei, cada uno desde sus diferentes emplazamientos de docencia, anhelan acomodar todas las áreas en proyectos unificados, de modo similar a lo que sus alumnos se encontrarán en la sociedad. Pensando en su futuro, defienden un aprendizaje elástico y favorecedor para poder conseguir experiencias y conocimientos de forma intuitiva. Actualmente los centros educativos ya han captado esta nueva onda y comienzan, poco a poco, a defender proyectos elásticos de interdisciplinaridad, proponiendo actividades de asociación que plantean salidas a cualquier dificultad que pueda surgir en el proceso, y que van más allá de los contenidos marcados por los currículos.

-¿Crees que las lecturas programadas en la enseñanza secundaria son las adecuadas?

Cada centro tiene libertad de elección. En nuestro colegio de Nª Sra. Del Pilar de Valencia para el curso 2015-2016 tenemos programadas las siguientes lecturas:

1º ESO: Viaje de ida y  Frankenstein

2º ESO: La catedral  y Marina

3º ESO: El Conde Lucanor  y El lazarillo de Tormes

4º ESO: Tres sombreros de copa  y Aquí yacen dragones

En el colegio estas obras las elegimos los profesores de forma consensuada. Seguimos un plan lector de centro en donde valoramos la opinión del alumno sobre estas lecturas, que en principio consideramos apropiadas. En el curso pasado a los chavales de 4º ESO no les convenció Las leyendas de Bécquer y decidimos sustituirla. ¡Que no sea por falta de libros para ofertar! Lo importante es caminar con ellos en el proceso de la lectura, explicándoles los significados de las palabras y los contextos, y por supuesto, intentando estimular su atención para que disfruten con la lectura y vean en ella un divertido y eficiente instrumento de desarrollo intelectual que activa la mente y la inteligencia.

-Revisando la relación de las pinceladas con el trabajo, pensé en el libro del economista Christian Felber, Economía del bien común, donde propone sustituir el PIB por un indicador de felicidad. Sería ideal para Harmonía, ¿no?

El capitalismo salvaje ha generado el fracaso de las sociedades occidentales, engendrando pobreza, desigualdad… e infelicidad. En Pinceladas de Harmonía se plantea un modelo alternativo a este estado de injusticia. En Harmonía sus habitantes trabajan con alegría, perseverancia, ilusión y… son felices. El modelo económico de Christian Felber es el modelo económico de Harmonía. Yalinka, Lucía, Enzia, Paz,  Lisardo, Ovidio, Victoria o Cloe son empresarios emprendedores que con iniciativas innovadoras logran alcanzar sus sueños. Y lo consiguen envueltos de dignidad humana. Benicio, Ovidio y Victoria deciden crear conjuntamente una tienda de figuras justo al lado del exitoso macrobazar de Lontario. Y éste, lejos de enojarse, les ayuda a erigirla con sus sabios consejos. No hay competencia entre ellos. Teodoro ayuda a Yalinka, Lorelei ayuda a Anivderaleva, Basualdo ayuda a Lucía y Lisardo… Todos colaboran con todos buscando el bien común. Ojalá esta sociedad alternativa que proponemos cale en cuantos más lectores mejor y tenga continuidad en sus pensamientos y en sus acciones.

-Al mismo tiempo que en Harmonía se apuesta por el avance y la evolución, también se aboga por la conservación de la cultura popular. ¿Qué conservarías de la cultura popular de hoy?

La cultura popular es el rizoma de nuestra existencia. Nuestra historia se moldea gracias a la herencia cultural; sin ella, el progreso pierde todo su sentido. En Harmonía se combinan tradición y evolución. Esta saludable miscelánea forma parte de su idiosincrasia y los lugareños disfrutan con alegría. En Harmonía se combinan sin mayores problemas, por ejemplo, el sibaritismo culinario de los espárragos fritos sobre mousselina de marisco arisco con el rústico caldopatata con chorizo de orza. En la inauguración del nuevo faro creado por Sabiniano se combinan proyecciones digitales con cucañas y chocolate caliente. En las fiestas hay bailes de salón y en los gimnasios hay música de The Beatles. Y así sucesivamente…No deberíamos perder nuestras costumbres, las fiestas, la música, los bailes, las artes gastronómicas o los edificios de valor histórico. Solo si conseguimos preservarlos conseguiremos que nuestra cultura progrese.

-Siendo Pinceladas de Harmonía una obra, podríamos decir, “multiusos”, bien podría ser útil como manual de Educación para la ciudadanía. ¿Tuviste en mente a la hora de construirlo algún referente pedagógico?

La importancia de la cultura como factor de interacción social me viene de Lev Vygotski; así como su defensa de la participación activa en el proceso de enseñanza-aprendizaje. En Harmonía la influencia del saludable ambiente sociocultural reinante resulta definitiva en el rápido aprendizaje de sus lugareños. Paul Ausubel me inspiró la idea vital de que el alumno ha de verle sentido a las enseñanzas que recibe. Nomás a partir de ahí se puede disparar la creatividad. Harmonía cuenta con un nutrido repertorio de profesiones novedosas resultantes de la extremada imaginación de sus moradores. En Harmonía nos podemos encontrar con comediógrafos, coreógrafos de percebes, arcoirisadores, ingenieros mecatrónicos, artistas de arte contemporáneo, catadores de aguas o juglaresas. Por supuesto, dominando el eje de influencia pedagógica en esta educación alternativa está Herman Van de Velde y su apuesta por la cooperación como fundamento del desarrollo de la educación. Valores como el respeto y la solidaridad deben libarse desde niños. En Harmonía Anivderaleva o Lorelei saben transmitir magistralmente estos pentagramas de didáctica. Si desde la infancia, los chavales asimilan este proyecto pedagógico “multiusos”, el desarrollo eficaz de sus habilidades sociales estará más que cantado; entonado.

-Por último, ¿has pensado en otra novela dentro de Harmonía?

Cuando acabé Pinceladas de Harmonía no me planteaba escribir una segunda parte; sin embargo, los lectores continuamente me instan a colorear definitivamente algunos personajes apenas sugeridos vaporosamente, como la doctora Ana, la actriz Luana, el pintor Aridany, el poeta Novenio o el hortelano Arcadio. A su vez, me animan a seguir pigmentando más cuentos de Aristóbulo, más oficios de Enzia y Paz, más productos de Yalinka diseñados con imágenes de cebras bicoloreadas … Cada lector tiene su personaje favorito y me sugieren, en función de sus preferencias, darles continuidad a sus divertidas aventuras…¡Quedan pinceladas por dar!

CUESTIONARIO

Un escritor al que envidies… 0

Una escritora… Ana María Machado

Un personaje que te hubiera gustado escribir… El Segismundo de La vida es sueño

Un personaje del que te gustaría ser amigo… Alonso Quijano

Una autora que introducirías en los planes de estudio… Isabel Allende

Un poema… Despiertas entre el vaho

Un libro que siempre tengas en la mesita… El hechizo de Caissa de Fer Ortega

Un libro célebre que no recomendarías… Mazurca para dos muertos de Cela

La literatura es… La magia del verbo iridiscente

La escuela es… La gran familia alternativa

La bondad es… La auténtica virtud

Autor: Ángela Aragón

Lo que más me divierte en la vida es jugar con el lenguaje. Y esto es lo único que hago. Jugar y ver cómo lo hacen otrxs. Ya sea con textos propios o como redactora de marketing de contenidos, siempre vivo entre palabras. Como todxs. El mundo solo es una palabra

2 comentarios en “JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ JUAN: “La cultura popular es el rizoma de nuestra existencia””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s