Frustración 3.0

La terraza del ático donde vivo es la ciénaga preciosa de una frustración estándar. Vivo en un cuarto prestado, pigmentado con círculos pasteles que empañan el humo de mi ceniza. No es mi habitación, no es  mi mesa, ni mucho menos mi silla,  nadie  se arrodilla ante la majestad de mi presencia, porque soy yo la que vive de rodillas, soy yo la que tiene las articulaciones de mármol y el acento de amoniaco, desinfectante para el aire, inflamable para los intestinos. Mientras tanto, el mar de las gaviotas se oculta detrás del cemento y su espuma descuaja mi sueño. Migraña. Dolor solo, seco, caliente de amoniaco y frío de mármol. Solo, Sin cruz. Pero con gusanos

Autor: Ángela Aragón

Lo que más me divierte en la vida es jugar con el lenguaje. Y esto es lo único que hago. Jugar y ver cómo lo hacen otrxs. Ya sea con textos propios o como redactora de marketing de contenidos, siempre vivo entre palabras. Como todxs. El mundo solo es una palabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s