Madre mía, de Florencia del campo:la muerte y la palabra

Diálogo humilde con Madre Mía de Florencia del Campo.Gracias a Caballo de troya

Poema-reseña de Madre mía, de Florencia del Campo,editado en Caballo de Troya.

La muerte es un instante:inspiras y expiras.Fin.
Luego quedan las palabras.El relato.Los.De los vivos.Todos.Solos.Como el muerto.

El mito se incrusta en el logos.Nadando en la lágrima el alcohol el prozac el lorazepan el sexo el yoga.Hasta que la historia vence.

Detox.

Reset.Reproducción producción.Lagunas.Reproduccion produccion.

El muerto está adentro,en mis adentros

El muerto ya no es el muerto es tu voz.

Todas las voces para todos los siempres.

.

.

.

Pero el muerto está detrás

Del mármol

Solo.

Sin siempre.

Una cualquiera en la biblioteca

Soy de pueblo y nací en el 85.No teníamos wifi, ni habíamos escuchado hablar de ella.Tampoco imaginábamos que algo parecido a Internet pudieta existir jamás.

El futuro era una película de James Bond y la biblioteca, la risa tonta. 

Ese lugar que solo pisabas cuando tenías que hacer un trabajo, cuyo contenido pronto olvidarías.La mayoría, entre la que me encontraba, se rebelaba contra el silencio normativo con carcajadas y bostezos. Más lo primero que lo segundo.

Después, con el tiempo, ya en la facultad, se convirtió en un espacio de reencuentro esencial. Sustancial. Abrumada por una ciudad que no comprendía y unos estudios que abominaba,me escondía tras la última estantería, al fondo, siempre al fondo, de la biblioteca.Ahí estaba yo. Dosificando la vida que, de tanto desearla, me arrastraba.

Y en aquella orilla, levanté el ancla y volví, sí, hacia atrás, para seguir adelante. Siendo yo. Esencial.

Desde aquel viraje viaje, aquel olor, el de los libros en papel, avejentados y acurrucados, desesperados y excitados, es mi identidad. 

En aquel viaje

En viaje por el húmero victoriosa

En aquel viaje  

                            Por 

                      el húmero victorisa

Cantaba,bailaba, perreaba en el collar  de 
la espalda 

                    Del mundo

                      Pero paré.

Me detuve porque supe en el sueño que estaba en un sueño.

Recordé que no he visto más caras que la del hierro del balcón. De mi madre y del difunto.

Me detuve porque soñar es lo opuesto a mentir.Se.

Me miré las manos sin caer en la depresión de las líneas y los tachones

Deformación profesional de quien ve la vida pasar-morir.

Me eché las manos a la cabeza y ahí me topé con la verdad 

No tengo mapas en las sienes.

Nunca he perdido un paraíso.

 

La Invención de Morel

Me mira todo el rato y yo a él.En la caverna,la de adentro y la de afuera.Me cruzo con él,con ellos.Todo el mundo habla,se hablan.Nadie escucha.Solo les mueve su propio deseo. Al final,quedan las palabras.Disueltas y diáfanas.Quién será el siguiente en caer en la trampa.